La encuesta Global Investment Survey de Legg Mason (2017 GLOBAL INVESTMENT SURVEY)


Vamos a reflexionar cómo somos los españoles, nuestras diferencias con el resto del mundo. Para ello nos fijamos en la encuesta Global Investment Survey de Legg Mason, (2017 GLOBAL INVESTMENT SURVEY), que nos pone frente al espejo, y no sólo por nuestra forma de haber padecido la traumática crisis financiera de 2007, sino porque pone en evidencia nuestra idiosincrasia como país.

No se señala a los financieros, que como todos sabemos estamos a la vanguardia en entidades, experiencias exitosas, escuelas de negocio y profesionales a nivel mundial, se trata de una debilidad en la ciudadanía en general que nos penaliza.

Frecuentemente nos consideramos muy innovadores, sin embargo, en economía doméstica no es así, sacarnos los colores representa una buena oportunidad de cambiar la realidad y poder mejorar en nuestras costumbres de inversión familiar.

Por un lado, somos muy reacios a invertir en productos. Fundamentalmente esto sucede por nuestra falta de preparación en economía, dificultades para encontrar vehículos financieros apropiados y complejidades de comprensión.

Por otra parte, la vieja creencia de tener el dinero en el cochón o efectivo acrecentada por temores de la pasada crisis, donde recordemos nadie perdió un solo depósito en el banco, nos termina por reafirmar en nuestro dogma de fe.

Tenemos dos opciones, seguir como hasta ahora con dinero en efectivo, o abrirnos a nuevos conocimientos, nuevos productos y nuevas rentabilidades. No se trata de jugar a la ruleta y mucho menos poner todos los huevos en la misma cesta, pero si aprovechar las oportunidades que nos ofrecen, por ejemplo, las startups a través de “family offices” o plataformas online contrastadas. Conseguiremos en caso de éxito buenas rentabilidades y un bien tangible más, contribuir al desarrollo empresarial de nuestro país.


Entradas destacadas
Entradas recientes